Se viene una serie de Ciencia Ficción de Ridley Scott

Ridley Scott es uno de los directores de ciencia ficción más exitosos de la historia, habiendo dirigido películas como Alien Blade Runner, entre otras igualmente emblemáticas en la historia del género. Ahora el director británico, cuya principal influencia es 2001: odisea en el espacio de Kubrick, está de regreso como productor y director (de dos capítulos) de una serie sobre una civilización espacial cuya religión es la tecnología.

La historia versa sobre una raza poshumana, unos “Adan y Eva autómatas” que, una vez que la Tierra ha sido destruida, son destinados a vivir en un nuevo planeta y generar una nueva civilización. El padre y la madre de esta nueva civilización educan a las nuevas generaciones con el único dogma de la tecnología. La trama, un tanto intrincada, continúa con la llegada de un grupo de supervivientes de la Tierra que buscan imponerse a esta nueva raza pero acaban convirtiéndose a la religión de la tecnología, o algo similar. Este es el storyline de Raised by Wolves, que se estrenó este año en HBO.

Scott es consciente de que esto puede leerse como una alegoría muy obvia de lo que nos pasa a nosotros en la Tierra. Una civilización que sólo cree en la tecnología y que acaba destruyéndose. Más aún, en la historia de la serie se dice que la humanidad sólo cree ahora en la tecnología porque considera que ha madurado y finalmente se ha liberado de “los cuentos de hadas” de la religión, por lo que abraza ahora con confianza el poder de la tecnología que la ayuda a cumplir su misión.

Ridley Scott cuenta que él fue educado en una familia protestante muy religiosa, pero se inclinó tempranamente al agnosticismo. En cierta forma, su visión “religiosa” es la de Kubrick, esto es, la del misterio que presenta 2001: odisea en el espacio, algo inefable de lo que no podemos hablar. Scott cree que es posible que exista una especie de inteligencia superior, pero cree que es probable que no la podamos comprender y por lo tanto llamarla Dios o de otra forma es un tanto absurdo. El escritor de la serie, Aaron Guzikowski, señala: “Y en este sentido, la tecnología no es tan diferente de la fe. Se da una tendencia a idolatrar la tecnología, a reunirnos en torno a ella. Las compañías tecnológicas tienen sus propios devotos.”

Y Scott agrega: “Las maravillas de la tecnología son estupendas, pero debe tener sus propios recursos y su propio sentido común. Nos avisaron de la covid-19 hace cinco años y no escuchamos. Ahora no estamos mejor que en 1919. ¿Cómo puede pasar eso? ¿Estás bromeando? La gente no está prestando atención a lo que tiene delante de sus narices. Es estúpido. La religión, la política y la tecnología son lo mismo y se controlan entre sí. Deben ser separadas.”

Antes Scott ha criticado fuertemente a la industria del cine actual, a la que ve como un desierto en el que se crean solamente parques de atracciones llenas de sensaciones creadas a través de efectos especiales, sin contenido de calidad. Habrá que ver qué tanto se separa de esta tendencia con su nuevo trabajo.

Fuente: Pijamasurf

Abrir chat
¡Envianos un mensaje!
Hola! Si estás escuchando la radio y querés compartir con nosotrxs, escribinos un mensaje!