Los panaderos anarquistas que dieron nombre a los dulces argentinos

Los dulces argentinos tienen nombres que hacen mofa del diferentes estamentos del Estado, gracias a la importancia que el movimiento anarquista tuvo en el país.

En 1880, EttoreMattei llegó a la Argentina. Europa se había convertido en un lugar peligroso para los militantes anarquistas y Buenos Aires parecía un lugar más seguro para seguir luchando por los derechos de los trabajadores. Cinco años más tarde y después de un periplo que le llevó por Suiza, España, Rumanía, Francia, Bélgica, Inglaterra e incluso Egipto, también llegó a la ciudad del Plata Enrico Malatesta.

Si bien Mattei y Malatesta conformaron dos grupos diferenciados que actuaban de manera no coordinada, en 1887, ambos se juntaron para fundar la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, el primer sindicato de panaderos de la República Argentina, cuyo ideario se basaba en la acción directa y la huelga revolucionaria.

Malatesta se encargó de la redacción de los estatutos, cuyo artículo primer era «Lograr el mejoramiento intelectual, moral y físico del obrero y su emancipación de las garras del capitalismo», y Mattei desempeñó los cargos de secretario gerente del gremio y redactor jefe de El Obrero Panadero, órgano de difusión del sindicato, que se publicó desde 1894 a 1930.

Un año después de la fundación del sindicato, los panaderos decidieron organizar una huelga para reclamar mejoras en sus condiciones de trabajo. Los alquileres y la comida habían subido y los salarios no alcanzaban. Entre sus exigencias estaban un aumento del 30% en el sueldo, un kilo de pan por día, que se les pagasen los salarios por semanas y la eliminación de las jornadas nocturnas.

El paro, que duró diez días gracias a la caja de resistencia organizada por los trabajadores, no solo consiguió que se atendieran las reivindicaciones de los obreros, sino que ayudó a impulsar la creación de otras organizaciones obreras anarquistas. Además, para dejar constancia de su triunfo y de su ideario, los panaderos decidieron hornear dulces cuyas formas y nombres hacían mofa de diferentes estamentos sociales como la policía, la iglesia o el ejército.

De este modo, unos dulces alargados fueron llamados vigilantes, en referencia a los palos con los que iban armados los policías. Otros rellenos de crema o dulce de leche se llamaron bombas y cañoncitos, como burla al ejército. Entre aquellos que hacían mofa del estamento eclesiástico estaban los sacramentos y los suspiros de monja, también llamados bolas de fraile.

La broma caló entre la población, incluidas las clases oligarcas, y en la actualidad esas denominaciones se sigue utilizando, aunque posiblemente muchos de los compradores desconozcan el origen revolucionario de esos nombres. No solo ha pasado más de un siglo desde que aparecieron por primera vez, sino que los diferentes gobiernos argentinos han hecho todo lo posible por erradicar el movimiento anarquista del país, como demuestran la represión y los asesinatos sufridos durante los años 20 y 30 del siglo XX y que han sido relatados por, entre otros, el escritor Osvaldo Bayer.

Fuente: http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/panaderos-anarquistas

Abrir chat
¡Envianos un mensaje!
Hola! Si estás escuchando la radio y querés compartir con nosotrxs, escribinos un mensaje!