El precio de la carne superó la inflación establecida

La explicación del fenómeno, según un economista, reside en la fortaleza de la demanda externa y en la evolución de las exportaciones, que van a otra velocidad a la que crece la producción.

Los precios de la carne bovina han aumentado el 55% en los últimos 12 meses, muy por encima de la variación del nivel general de precios (37%). Esta dinámica -en los hechos, un ajuste de un 12%- es llamativa en términos de la fuerte crisis económica local, que incluye pérdida de empleos y caída de ingresos en amplios segmentos de la población.

La explicación del fenómeno, según el economista de la Fundación Mediterránea Juan Carlos Garzón, reside en la fortaleza de la demanda externa y en la evolución de las exportaciones, que van a otra velocidad de la que crece la producción. Mientras que las colocaciones externas se han expandido un 12% en primeros nueve meses, la oferta de carne ha logrado crecer sólo un 1,2% respecto del año pasado. Por esta asimetría, el consumo interno de carne bovina está convergiendo hacia un promedio de 50 kilos por habitante año (res con hueso), la cifra más baja en décadas.

Hasta el martes, los precios medios de la hacienda acumulaban una suba de entre un 5,9% (vacas) y un 8,6% (vaquillonas), respecto de octubre, en el mercado de Liniers. Se trata de variaciones muy importantes que difícilmente pasen inadvertidas en el mostrador y que anticipan un cierre de año con mucha tensión sobre los precios internos.

El mes pasado los precios minoristas se incrementaron en promedio un 3,8%, la tasa de variación mensual más alta en lo que va del año. Por su parte, los precios de los alimentos subieron un escalón más, creciendo un 4,8% respecto del mes previo. A su vez, dentro del rubro alimentos, se observa una evolución heterogénea, con algunos productos que han ido bien por encima de la media de la categoría, mientras que otros han quedado por debajo del nivel general, es decir, con un ajuste en términos reales. En el caso de la carne bovina, los precios crecieron por debajo de la media general en octubre (2% promedio de cinco cortes medidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos -Indec-), pero al expandir el período de análisis se observa una importante mejora en términos reales en el acumulado 12 meses (+55% vs +37% IPC nivel general), puntualiza el experto del Instituto de Estudio sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral).

La producción de carne bovina ha crecido poco en lo que va del año, ha tenido un crecimiento a tasas casi poblacionales. En efecto, dice el Ieral, en los primeros 10 meses, el volumen de carne se ubica en 2,61 millones de toneladas, una oferta que se ubica sólo un 1,2% por encima de lo producido el año pasado. Si se combinan exportaciones que crecen a tasas de dos dígitos con una producción cuasi estabilizada, puede deducirse rápidamente que ha debido ajustar el consumo interno, cosa que efectivamente ha pasado.

El consumo interno de carne bovina está convergiendo hacia un promedio de 50 kilos por habitante año (res con hueso), una cifra que es la más baja de los registros que se disponen (2019, el año piso hasta el momento, había cerrado en 51 kilos). Más aún, si la exportación y la producción continúan a ritmo similar al que vienen, el consumo terminará más cerca de los 49 kilos que de los 50 kilos.

Fuente: La Gaceta Salta

Abrir chat
¡Envianos un mensaje!
Hola! Si estás escuchando la radio y querés compartir con nosotrxs, escribinos un mensaje!