15 profecías de la ciencia ficción en la literatura

La ciencia ficción es uno de los géneros favoritos de millones de lectores a los cuales les resulta fascinante tener una perspectiva futurista en una novela, imaginar posibles escenarios apocalípticos o innovaciones científicas y tecnológicas acompañadas de una buena trama y emblemáticos personajes.

Es bien sabido que entre las páginas de cientos de novelas de ciencia ficción se encuentran muchas predicciones de inventos y sucesos que sus autores lo sospecharan, se volvieron realidad. Se dice que este es el género que inspira a los científicos de la vida real a hacer cosas como viajar en el tiempo o el espacio. Submarinos, helicópteros o computadoras alguna vez fueron productos de la imaginación de un escritor de ciencia ficción. Algunos de estos libros incluso van más allá de los inventos para predecir con precisión los cambios culturales y en el estilo de vida.

Para ejemplificar esto, existen 15 ejemplos de profecías de la ciencia ficción en la literatura que se hicieron realidad:

Kurd Lasswitz, Two Planets

La carne cultivada artificialmente se mencionó por primera vez en una novela de ciencia ficción titulada Two Planets, escrita en 1897. La “carne sintética” era una de las variedades de alimentos sintéticos introducidos en la Tierra por los marcianos.

Ray Bradbury, Fahrenheit 451

Ahora es de lo más común ver a transeúntes utilizando auriculares, pequeñas cápsulas introducidas en el oído que aíslan a las personas en su propio ambiente sonoro, algo bastante extraño si se analiza a profundidad. Antes este tipo de pequeñas bocinas era un instrumento propio de los profesionales del audio, jamás se pensó que la evolución de este invento terminaría pareciéndose a lo que Ray Bradbury se refería en Fahrenheit 451 en 1953, como las “radios de orejas de concha”, destinados a distraer la mente del mundo exterior.

Morgan Robertson, The Wreck of the Titan

Se publicó en 1898 y el autor contó a sus lectores acerca de un gran barco “insumergible” que se hundió después de estrellarse contra un iceberg. 14 años después, zarpó el barco más grande jamás construido, el Titanic, y su hundimiento ocurrió en las mismas circunstancias que las descritas por Robertson.

Edward Bellamy, Mirando atrás desde 2000 hasta 1887

Esta novela es una visión de la utopía del año 2000. Un hombre del siglo XIX termina en el siglo XXI, donde encuentra que el mundo es un lugar pacífico lleno de centros comerciales y tarjetas de crédito, que en ese momento no existían en la realidad. En el momento en el que esta obra fue escrita (1888) no existía ningún referente de las tarjetas de crédito, mientras que el autor realizó una descripción precisa de estas herramientas.

Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver

Los viajes de Gullivernovela publicada en 1726, Jonathan Swift afirmó que Marte tenía 2 lunas. Pasaron 151 años antes de que estos satélites fueran descubiertos. La descripción que hace el escritor de las lunas de Marte incluye detalles sorprendentemente precisos de sus distancias orbitales y períodos de revolución.

Margaret Cavendish, El mundo resplandeciente

A Julio Verne se le suele atribuir el mérito de predecir el submarino gracias a su novela de Veinte mil leguas de viaje submarino. Pero Margaret Cavendish escribió cuentos de ciencia ficción sobre vehículos submarinos (y teoría atómica) en 1666. No es exactamente la ciencia ficción formal y sustentada de Verne, ya que Cavendish también hablaba de tritones y animales parlantes, pero fue un admirable primer acercamiento a esta invención.

Hugo Gernsback, Ralph 124C 41+

Este es el primer libro de ciencia ficción que habla sobre el concepto de teléfonos con radar y video. Es decir, Hugo Gernsback estaba escribiendo sobre las videollamadas en 1911, antes de que existiera la televisión. Resulta increíble pensar que en 1933 se inventó el radar, pero Gernsback describió detalladamente la detección de objetos a través de ondas.

Aldous Huxley, Un mundo feliz

Esta novela es una visión sombría de una sociedad gobernada por la manipulación psicológica. Los ciudadanos dependen de unas píldoras estimulantes del estado de ánimo llamadas “soma”, creadas para inducir la estabilidad y reducir los pensamientos tristes y ansiosos. La novela fue escrita 2 décadas antes de los primeros experimentos con antidepresivos. Huxley logró predecir con precisión su amplia popularidad. En el mundo real, el primer vínculo entre la depresión y las sustancias químicas del cerebro se lanzó en 1951.

William Gibson, Neuromancer

Por un lado Neuromancer predice una red mundial de computadoras y el intercambio de información en un momento en que las computadoras personales todavía eran un concepto nuevo y por otro lado, asume que Internet era una ciudad loca en la que se podía saltar a la realidad virtual.

Victor Appleton, Tom Swift y su electro rifle

La serie de libros de Tom Swift se trataban de un niño inventor irritante. En Tom Swift y su electro rifle, el protagonista inventa un rifle que dispara rayos de electricidad que usa para matar elefantes. Tom Swift no sólo inspiró un arma de electrochoque de la vida real, sino que su inventor la llamó Thomas A. Swift’s Electric Rifle (TASER).

Arthur C. Clarke, 2001: Odisea espacial

Aunque este libro está más centrado en hablar sobre una visión futurista sobre la sociedad y la mente humana, también aborda tecnología futurista que ahora es una realidad; las tabletas, o como se les llamaba en la novela: “blocs de noticias”, donde los personajes podían desplazarse y leer artículos en la pantalla de una computadora de mano.

John Brunner, Stand on Zanzibar

Stand on Zanzibar es una novela prácticamente profética. Fue escrita en la década de los 60, y está ambientado en el futuro de 2010 donde los autos son eléctricos, Detroit está en la ruina económica, la música favorita es la electrónica, Estados Unidos está plagado de tiroteos en las escuelas, los jóvenes se comunican de manera virtual y el líder de los Estados Unidos es el presidente Obomi.

Julio Verne, De la Tierra a la Luna

Verne predijo el aterrizaje en la luna en la década de 1800 incluido el costo del lanzamiento, la cantidad de fuerza necesaria para impulsar el cohete al espacio, el material de la cápsula y hasta el lugar del despegue: Florida. En lo único que se equivocó fue que el cohete salió disparado de un cañón gigante.

Ya sea que estos libros inspiraron inventos de la vida real o simplemente supieran lo que se avecinaba, resulta increíble la precisión con la que detallaron estos artefactos o situaciones. ¿Cuál de las predicciones te pareció más impresionante?

Fuente: Culturacolectiva

Abrir chat
¡Envianos un mensaje!
Hola! Si estás escuchando la radio y querés compartir con nosotrxs, escribinos un mensaje!